miércoles, 11 de febrero de 2009

Enero ( [ultima parte, el ciclo espiralado no se detiene)

Enero



Giros y más giros bailaba el vals que no bailé a mis quince años, estaba con un vestido largo de color rosa, mi cuerpo se movía, vi a Juan bailando con Magali, ¿era mi fiesta o la de ella?- ¡Annabella, Annabella!Golpes en la puerta y gritos diciendo mi nombre me despertaron bruscamente- ¡Sí! ¿quién?- ¿Cómo quién? Soy yo Virginia.- Sí Virginia, pasá. Estaba soñando…- Llama la señora Donna quiere hablar con usted.- Caramba es tardísimo ¿Por qué no me llamaste Virginia?- La llamé dos veces pero no me contestó, cuando le comenté a la señora Donna me dijo que insistiera, ella quiere almorzar con usted.- Bueno decile que me pase a buscar en una hora.Me bañé, estuve un rato largo bajo la ducha, me gustaba sentir el agua recorriendo mi cuerpo, tomé el shampú de jojoba que había traído de la casa de Eulalia, lo esparcí suavemente, volvió a mí la sensación dulce y lejana que dejaban las manos de mi madre lavando mis cabellos, luego tomé entre mis manos la crema enjuague comprada por Euli sólo pensando en mí ya que Fabián se ocupaba de las cabezas de mi tía y de Germania.Rosa María, tiene previsto su regreso al país para junio, hasta ese entonces, Germi, compañera del último tramo de la vida de Eulalia, seguirá habitando la casona.Luego vendrá otra etapa precedida por algunos interrogantes tales como ¿qué hacer con la casa y con las cosas que hay en ella? Un asunto difícil, con implicancias afectivas y demasiados recuerdos, que tales como dice esa letra hermosa y nostálgica, "se me desbordan dentro del pecho y no caben en una canción". - ¡Annabella! La señora Donna está aquí.Cuando llegó Donna yo terminaba de vestirme con mi calza negra y mi remera nueva, casi lista, sólo debía peinarme, ponerme un poco de rouge, una gotas del Lolita y no olvidar mis lentes oscuros, cada vez se agudizaba más mi fotofobia .- Bueno, ¿cómo andás? ¡Te veo genial estrenando otro año, otras ropas, otras fragancias! contame lo del otro día eso de entre sab y sinsab ¿De qué se trata?- ¡Ah te acordaste! Es una de mis elucubraciones, me gustaría hablar de eso con las chicas en la próxima reunión, pero te adelanto algo, por ahí te parezca tonto y muy obvio lo que te voy a decir pero para mí es como que hubiera hecho un descubrimiento hoy me doy cuenta más que nunca que la vida pasa entre sabores y sinsabores, entre sab y sinsab ¿Me entendés?- Creo que sí Annabella.- Entre cosas gratas e ingratas, todo el tiempo, es como algo que no cesa…- Sí yo también lo creo, lo malo a veces tiene algo de bueno y lo bueno muchas veces trae algo que no es tan bueno, en fin… es la vida. Una vez te dije que me gustan mucho los escritos de Gilles Deleuze, él habla del concepto "entre" e insiste que lo que deviene está entre todo el mundo, la vida, dice, trae fisuras, por eso siempre algo escapa y aparece en otra parte, no se trata de pensar primero esto, luego esto otro sino que lo que cuenta en un camino, es el medio, no el final, ni el comienzo Muchas veces me pregunto ¿qué comienzo? ¿ qué final? En verdad todo sigue entre otras cosas, empezar, terminar, nunca son interesantes, el medio sí lo es.- Encuentro que lo que decís me resulta bastante complejo, pero creo entender- Bueno y ¿hoy que hacemos?- Vayamos a comer. Te quiero contar algo que no sabés, sólo la tía lo sabía- ¿Con respecto a?- A mí, a no querer hijos.- ¿En serio? ¿crees que no lo sé? ¿que no me di cuenta, que no até cabos a lo largo de los años, que mis charlas con tu tía no desprendieron algunos señuelos claros para alguien que trabaja con los sentimientos, los dolores, las conductas de las personas?- Me siento una estúpida.- No, no sos una estúpida, a lo sumo una miedosa, pero ojo el miedo no es tonto por ahí a veces protege.- Sabés Donna muchas veces vi sus ojos, estaban como presos por el miedo, como si una gran oscuridad la envolviera y todo un caos la desintegrara. Sólo empezar a cantar la estabilizaba un poco y entonces sonreía y me llamaba, muchas veces a gritos, ¡"hermosa"! Sabés que muchas noches, aún hoy, recuerdo con mucha nitidez aquellos ojos y hasta creo escuchar su canturreo, además entra en mis sueños...- Estás hablando de tu madre ¿cierto? - Sí, te dije.- No, no me dijiste pero igual entendí. Muchas cosas que te vienen pasando desde que te conozco las intuí, y me fui dando cuenta que en tu ser habitan voces e imágenes de otros tiempos. A veces te lastiman y mucho.- A veces me gustan y revivo momentos lindos de juego, con risas y cantos, cómo recuerdo los cantos, su voz…- Seguramente hubo muchas ocasiones en que tu mamá lograba con esa cancioncilla un centramiento, es decir que daba un salto y salía de su mundo caótico. Hay un escrito hermoso de Deleuze que se llama Del Ritornello, dice que el cantar es creador de un espacio con componentes sonoras que son fuerzas anticaos, los cantares son una pared que contienen, dan marco, cierta seguridad. Sabés Annabella que todos cuando tenemos miedo, podemos acudir a la protección de una canción que nos cobija, inclusive improvisándola, es una forma de unirnos al mundo compartido.- Vos estabas leyendo un libro de ese autor el otro día cuando nos reunimos.- Ah sí “El Pliegue” pero yo me estaba refiriendo a un libro hermoso que se llama Mil Mesetas, escrito entre2, allí Deleuze y Guattari nos hablan de estas fuerzas anticaos y de tantas otras cosas y lo hacen de una manera magistral.- Creo entender, no estoy del todo segura…Debería estudiar psicología (me reí)- No hace falta, para entender tu vida y vivirla de la mejor manera posible, basta con que te conozcas y confies en vos y en tus cosas. Yo te decía que el miedo no es tonto a veces es protector, todo es cuestión de medida, si es excesivo puede volverse limitante y ya no te sentirías libre pero te conozco y sé que lo tuyo en cada caso fue una decisión… y bueno… es así, hay que bancar los efectos, todas las decisiones tienen efectos.Asentí, siempre me había gustado escuchar a Donna, ella me entendía y para eso casi no tenía que hablar.Al día siguiente me llamó Hele, quería saber cómo estaba de ánimo y arreglar para vernos. - Bueno nos vemos a las seis, Merin me dijo que por ahí viene.- Buena idea , nos vemos.Cuando llegué Hele ya estaba allí.- Sabés Victoria está embarazada, otro nieto o bueno en verdad tal vez más de uno¿ Qué te parece?- Que la vida sigue, es una gran alegría sé que Vicky lo estaba buscando.- Sí, en verdad no sé, no sé qué decirte creo que no buscaba un embarazo múltiple, sabían del riesgo… pero bueno…Veremos entre Dios y la ciencia qué resulta. Fue bastante difícil, lo habían intentado tres veces y nada… pero ahora se dio así te lo voy a decir: por ahora son cuatro en carrera.- ¿Cómo?- Te cuento, de todo esto me acabo de enterar ayer, esta última vez pusieron seis ovocitos fecundados, dos de ellos no siguieron su camino y por ahora son cuatro, podría darse que no todos continúen su evolución. Si siguen también es un poco peligroso para ella y los bebés.- ¿Y entonces?- Van a tener que enfrentarse en cuatro semanas a la decisión de detener a algunos o que sigan todos sus desarrollos. Sea como sea le van a hacer un cerclaje.- ¿Detener qué? ¿Un cerclaje? No entiendo.A esa altura del relato ya empezaba a marearme y eso que no estábamos hablando de vértigo, pero si todo esto que tiene que ver con el comienzo de cuatro vidas no es también vertiginoso ¿qué lo es? - ¿Qué es el cerclaje? - Mirá por lo que me explicó mi hija es una sutura del cuello del útero, para que no se adelante el parto.- Ah parece algo sencillo.- No sé, se hace con anestesia, estoy un poco preocupada… Además está el tema de la reducción …- ¿Reducción? ¿lo de detener?- Sí, es bastante complejo el tema… de seguir con todos te dije hay riesgos… por otra parte sabés cómo somos… Victoria es como su padre… tiene un sentido por la vida, una defensa a ultranza… no sé qué va a hacer… Si lo pienso me hago malasangre, yo también respeto la vida, no acuerdo con el aborto, pero la vida de Victoria también entra en juego… ¿Qué te pasa? Te veo pálida.- Sí, me doy cuenta que los temas médicos me afectan, es como si me bajara la presión, además pienso en Vicky y en los bebés…- Bueno, creo que todos estamos un poco asustados pero confío en que el equipo médico que eligieron es muy bueno y van a monitorear muy de cerca todo este proceso.- ¿Monitorear? ( preguntó Merin mientras llegaba).- Sí, es Vicky, está embarazada.- Felicitaciones (lo dijo con un tono medio tristón).- ¿Cómo andás? (agregó Hele).- Bien (ambas, Hele y yo notamos algo extraño).- Un bien medio lánguido ¿no? (dije con cierto tono dubitativo).- Estoy bien, pero, se los digo de una, me volví a ver con Fidel.Todo lo que se habló después tomó para mí distancia, no lo puedo explicar exactamente pero una fuerza me sacó del ámbito, mi cabeza estaba en otro lado, pensaba en todo lo que me había contado Hele sobre su hija y su próxima maternidad, en mi madre, en mí dentro de ella, cuando me estaba gestando, en los riesgos, en la enorme fragilidad del ser humano, en todo lo que sucede entre la vida y la muerte. También pensé en Francisco con su enorme sonrisa inocente, en Fabio con sus corazonadas, en todo lo que había pasado antes, entre Fidel y Merin, en nuestro andar cotidiano, entre las dificultades, entre las decisiones, entre las risas y los llantos…Y ellas estaban ahí… hablando… por momentos se me alejaban, sus bocas se movían, sus cabezas gesticulaban, todo se volvió extraño. Reedición de asuntos pasados insistían y cobraban nuevas formas. Cuando salí de mi aturdimiento y volví a la conversación Hele me miraba esperando una respuesta.- Te repito Annabella ¿vos pensás lo mismo?- No sé, hablemoslo en la próxima reunión.